2019/03/18 11:43:55 http://oralequechiquito.com

Órale!! Qué Breves…

Autor:
Sección: Policiaca Durango
14/03/19 5:26 pm

4923

2

Por: Pilar Aguilar

Varias familias, principalmente las que han resultado afectadas por los abusos o excesos que se cometieron contra los pacientes en el Anexo Fundación Centauro, se preguntaban: ¿Qué persona tan poderosa estaría detrás o protegería al director Alfredo Uriel Castro Quintero, quien a pesar de las irregularidades que incluso han costado la vida al menos de una persona, y puesto en riesgo más de decenas, seguía operando como si nada hubiera pasado?

Como lo mencionamos hasta el cansancio en este medio, Fundación Centauro, que no era otra cosa que una deprimente y maloliente vivienda que antes funcionaba como un grupo más de la prestigiada y respetable fraternidad Alcohólicos Anónimos(AA), operaba en calle Blas Corral, entre Santa María e Isauro Venzor, Anexo que desde finales del año pasado y hasta  la fecha, ocupó espacios importantes en los medios de comunicación, precisamente por sus irregularidades.

Fue a mediados del mes de octubre de 2018, cuando el nombre de este Centro de Rehabilitación empezó a ser mencionado en los periódicos, noticiarios televisivos y radiofónicos, así como en las redes sociales, pero no por su buena labor en beneficio de los adictos, sino porque uno de los internos que acudió en busca de ayuda, había sido brutalmente agredido.

Como lo manejamos desde un principio, el día de ese mes y año, Daniel Enrique Villarreal Prado, quien tenía problemas con el consumo de alcohol, fue llevado por su familia a ese lugar para que lo ayudaran a dejar de beber.

Sin embargo, cuatro días posteriores, en la casa de Villarreal Prado recibieron una llamada telefónica en la que les daban la mala nueva de que éste se había caído, resultado herido y que para ser atendido lo trasladaron al Hospital General 450.

Claro que al acudir al nosocomio y mirarlo, los seres queridos del paciente inmediatamente se dieron cuenta que las lesiones que presentaba (fractura de tráquea, ponchadura de un pulmón, aparte de otros golpes), de ninguna manera podían ser el resultado de una caída.

Por tal razón, presentaron una denuncia ante el Agente del Ministerio Público y los elementos de la Policía Investigadora de Delitos (PID) comenzaron a trabajar en el caso.

Al fallecer Villarreal Prado el 1 de noviembre, la Fiscalía General del Estado (FGE) intensificó su trabajo y solicitó varios mandatos judiciales, uno de los cuales fue ejecutado en este 2019, en contra de Josafat, uno de los vigilantes, quien quedó confinado en el Cereso número Uno, acusado de homicidio calificado, aunque se comenta que faltan otros por arrestar.

Por lo que respecta a Castro Quintero, según nos contó Daniela, una de las hijas del fallecido Daniel Enrique, estuvo presente en una audiencia y el Juez de Control lo “sentenció” solamente a que pidiera una disculpas a los deudos del hoy occiso.

El  miércoles 13, “Fundación Centauro” volvió a ser noticia, ya que sus 43 internos, 18 mujeres y 25 varones, estuvieron en riesgo de morir quemados o intoxicados, cuando inexplicablemente surgió un incendio que de no haber sido por los bomberos, la situación se hubiera tornado trágica y es que para evitar que los adictos se escaparan, las puertas que dan a la calle fueron cerradas a piedra y lodo.

La Dirección Municipal de Protección Civil (DMPC), luego de sofocar el siniestro que afortunadamente no dejó personas heridas ni intoxicadas, descubrió infinidad de irregularidades, algunas de éstas muy graves, como el no contar con permiso del Centro Estatal Contra las Adiciones (CEPAD), tampoco de la Coprised, de la Secretaría de Salud, ni licencia de funcionamiento de la propia DMPC.

Fue precisamente por esto último, que el titular de la institución, Israel Solano Mejía, hizo algo que otras autoridades debieron hacer desde hace mucho tiempo: Ordenó que se inhabilitara para prevenir más incidentes como la muerte de Villarreal Prado y la quemazón.

Aquí el detalle es que se dice que “Fundación Centauro”, a la que muchos conocen como la “clínica del terror”, cuenta con otros espacios y es a adonde los 43 internos serían cambiados, por lo que es urgente que la autoridad competente los ubique y vea si esos sitios están en condiciones de funcionar como Anexo, porque podría ser que estén en las mismas deplorables condiciones o peor que el que acaban de clausurar.

No está por demás mencionar que Uriel Armando en varias ocasiones fue invitado por la Federación de Centros de Tratamiento para las Adicciones del Estado de Durango (Fecetaed), que se ha preocupado por mejorar las condiciones de atención para los enfermos de alcoholismo o drogadicción, pero nunca aceptó, ante lo que se nota su desinterés por ayudar a los adictos y que más bien lo hace sólo para ganar dinero…

La mañana de este jueves fue reportado que una persona intentó suicidarse con medicamento en su casa de calle Milán, número 602, del fraccionamiento Roma…

A las 10:40 horas en el bulevar Armando del Castillo y calle Cedro, de la colonia Santa María, al pasarse la señal de alto un taxi marca Hyundai, línea Grand I10, color blanco y naranja modelo 2017, conducido por el señor Primitivo, de 48 años de edad, choca contra una camioneta, tipo Pick Up, modelo 2004, que manejaba Álan, de 27 años, el cual además se impacta contra una barda, sin que nadie quedara herido…

Por otro lado, a las 20:09 horas, en avenida Cuauhtémoc y bulevar Felipe Pescador, de la colonia Fátima, una camioneta marca Ford, Explorer, color rojo, modelo 1994, conducida por la señora Rosalva, de 50 años, choca a un automóvil marca Mazda, Mazda 4, de color gris, modelo 2019, que manejaba Rubén, de 30 años, hechos en los que sólo resultaron pérdidas económicas…

Si Dios quiere nos leemos nuevamente mañana y no se les olvide que yo les deseo el doble de lo que ustedes me desean a mí.

 

Reacciones:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.